Estado civil: soltero, no desdichado

Estado civil: soltero, no desdichado


@Moraleja_24


Mucho se habla de las relaciones en pareja como el noviazgo y el matrimonio, pero ¿qué en cuanto a la soltería? Algunos temen estar solteros porque huele a soledad eterna, desdicha o un “es mejor estar solo, que mal acompañado”. Lo cierto es que este estado civil no es una tragedia sino una oportunidad, y tiene su lado tan bueno, que mundialmente se ha creado un fecha para celebrarlo, precisamente un día antes del conocido San Valentín; todo producto de la iniciativa de unos estudiantes universitarios en China en los 90' s, quienes decidieron compartir regalos entre ellos para celebrar su soltería y romper el estigma de que no es un buen estado para festejar. 

Photo by cottonbro on Pexels.com

 “¿A tu edad y soltero(a)?” “Se ve triste, seguro una pareja le arreglaría la vida”, “Fijo está desdichado(a) porque no tiene novia(o)” Estas y otras frases las habrás escuchado cuando atraviesas por las pistas de la soltería, lo que te hace creer que es terrible, pero ¿cómo disfrutarla de manera sana y correcta? ¿Cómo saber si ese es mi llamado? cuestionamientos que pueden estar rondando por tu cabeza y  atravesando el corazón, pero que al final tienen respuesta y solución.


Y parece chiste, pero es real, tan real que la Biblia nos invita por medio del ejemplo de Rut a prepararnos en algo tan básico como: Báñate y perfúmate, y ponte tu mejor ropa, Rut 3:3 (NVI), sonará para algunos muy superficial, pero es un principio que debe ser entendido como sanidad para el autoestima de quien cree que por estar soltero no hay necesidad de verse y sentirse bien consigo mismo. No se trata solo de una apariencia física, sino de qué tanto te amas, valoras y ves con los ojos que Dios te ve. 

El apóstol Pablo en 1 Corintios 7:7-8 (TLA) expresa: Yo preferiría que tanto los solteros como las viudas se quedarán sin casarse como yo; pero a cada uno Dios le ha dado capacidades distintas, a unos de una clase y a otros de otra, y es que el llamado a la soltería no está hecho para todos. Por eso hablamos con Susan Combs, co-pastora de la Iglesia La Casa del Padre en Bogotá, Colombia, quien conversó con nosotros para indagar acerca de esa fuerte convicción que la llevó a decidir quedarse soltera y cómo Dios le dijo: “tú puedes escoger, te puedes casar y te bendeciré, pero realmente a causa de mi llamado en tu vida me serás más útil si te quedas soltera para mí”. Quédate para seguir leyendo lo que esta mujer puede aconsejar a los solteros que aman a Dios.


Relájate, espera y sana


A Susan siempre le hizo ilusión el sueño de casarse y tener siete hijos pelirrojos, y pudo haber sucedido, pues en los años 60 tuvo tres pretendientes, hombres de Dios que estaban seguros de que ella sería su esposa, lo que no se esperaban estos caballeros era que en un tiempo de ayuno y oración llegaría una convicción y enamoramiento tan fuerte hacia el Señor que su respuesta sería: “Dios dijo que no”. Y es que no es una respuesta fácil, el temor a la soledad es sin duda uno de los argumentos que se levantan en medio de esa etapa, lo que puede frenar de alguna manera tener plenitud y gozo en la relación con Dios, por eso la cuestión no es preguntar de manera inquieta si hay un llamado a la soltería o a casarse, sino como dice esta misionera que ama a Colombia “uno puede simplemente relajarse, pedirle al Señor que llene ese vacío y que se profundice la relación”.

Photo by EKATERINA BOLOVTSOVA on Pexels.com

Todos tenemos que atravesar por este estado, pero mientras estamos ahí es indispensable sanar heridas causadas por lo vivido en el hogar donde nacimos y con relaciones pasadas, perdonar, vencer el temor a la soledad, al abandono o el rechazo, y lo último y no menos importante, llenar el vacío con Dios, su Palabra dice: ... Él la completa y la llena, y también es quien da plenitud a todas las cosas en todas partes con su presencia Efesios 1:23 (NTV), es decir, si con Él hay plenitud ¿por qué desesperarse?.


No caigas en la trampa de la desesperación


Seguramente has atravesado por ese tiempo cuando no se dan las cosas con alguien o ni siquiera hay a la vista un pretendiente, así que decides mirar para otros lados y en lugares equivocados que al final causan heridas, por eso Susan a través de su sabiduría nos dice: “realmente si uno se enamora de Jesús en el tiempo de soltería, no va a estar desesperado porque ha aprendido que realmente él llena todos los vacíos emocionales que podemos tener.

Photo by Ana Bregantin on Pexels.com

Él nos ministra de una manera muy real cuando nos sentimos solos y cuando tenemos algún problema, haciendo que nuestra relación vaya creciendo. Si uno está realmente enamorado del Señor, de una manera muy sana ya no va a costar esperar con paciencia que llegue esa persona o si realmente le tiene el llamado a ser soltera, como es mi caso, entonces va a disfrutar plenamente su vida sabiendo que va a ser soltero”. 


Encuentra tu identidad


“Tanto hombre como mujer son completos delante de Dios. Esa es una parte muy importante, porque te permite encontrar la identidad verdadera, la cual no depende de tener una pareja, esta viene de parte de Dios para cada uno de nosotros, Yo sé que eso es difícil de entender o reconocer, pero lo que en realidad debes saber es que no eres la media de nadie, estás completo”, expresa Susan haciendo claridad en conocer nuestra esencia, vernos de la manera correcta y tener la seguridad de que en medio de la sana soledad puedes encontrarte con lo mejor de sí mismo. 


¡Alerta! Cuida tu área sexual


Tanto para quienes tienen el llamado a la soltería como para los que están en espera de alguien, es una prioridad cuidar y proteger el área sexual; muchas cosas pueden tergiversar o desviar el verdadero propósito del sexo. Desde la mirada de Susan “hay demasiados mensajes malintencionados pero debemos ser vigilantes. Aunque yo tengo el don de continencia me cuido, y creo que todos debemos evitar mirar y escuchar cosas inadecuadas o estar en lugares de tentación”.


La voluntad de Dios es que sean santos, entonces aléjense de todo pecado sexual. 1 Tesalonicenses 4:3 (NTV).